Ibértigo Muestra de Cine Iberoamericano - Cultura Portugal 2020

Ibértigo: 18ª Muestra de Cine Iberoamericano

Las Palmas de Gran Canaria

Casa de Colón

22 y 23 de octubre, 19h

Entrada gratuita previa inscripción

Ibértigo Muestra de Cine Iberoamericano - Cultura Portugal 2020

Un evento organizado por la Asociación de cine Vértigo de Las Palmas de Gran Canaria. Una muestra cuyo objetivo es el de difundir en Canarias el cine iberoamericano reciente. Exhibir la cinematografía de estos países es una forma apasionante de difusión cultural, que ayudará a estrechar más si cabe los lazos que unen a Iberoamérica con Canarias, facilitando a los habitantes de las islas un mejor conocimiento de ese espacio geográfico, en momentos donde es más que necesario para facilitar la integración de nuestros pueblos.

Proyecciones: Casa de Colón, Las Palmas de Gran Canarias

19.00H

Entrada gratuita previa inscripción

Presentación y coloquio con el director portugués João Nicolau.

Jueves 22 de octubre

A espada e a rosa, 136 min.  V.O.S.E.

IbértigoMuestra de Cine Iberoamericano - Cultura Portugal 2020

Viernes 23 de octubre

Technoboss, 112 min.  V.O.S.E.

Ibértigo Muestra de Cine Iberoamericano - Cultura Portugal 2020

 

A ESPADA E A ROSA

Portugal, 2010, 142 min.

Director: João Nicolau.

Guion: João Nicolau, Mariana Ricardo.

Fotografía: Mário Castanheira.

Montaje: Francisco Moreira, João Nicolau.

Intérpretes: Manuel Mesquita, Luis Lima Barreto, Nuno Pino Custódio, Pedro Faro, Joana Cunha Ferreira, Hugo Leitão, Ligia Soares, Alice Contreiras, Tiago Fagulha, Crista Alfaiate, Caroline Deruas-Garrel, Julie Duclos, João Lobo.

Sinopsis: Manuel sale de su casa acosado por un aluvión de deudas impositivas –analizadas en un divertido duelo musical con el cobrador–, pero decidido a comerse el mundo. Así llega a cruzarse en el camino de un grupo de descastados que vive en un barco y que planea dedicarse a la piratería. Claro que estamos en el siglo XXI y el abordaje será sideral.

Se respira algo de desconcierto en esta película, pero no en el sentido negativo. En realidad, es más bien un acierto, dado el momento vital de su protagonista y, por qué no decirlo, la gente con la que se va cruzando. Angustias varias, no solo personales sino también políticas, y la pintoresca decisión de enmarcar la historia en un barco pirata, convertido en símbolo de un paraíso en el que todos los que se atrevan a subir a bordo estarán legitimados para destruir las leyes de la realidad. Un paraíso en el que uno puede aspirar a algo muy difícil de conseguir en el mundo real, estar en paz consigo mismo. Pero, a veces, la vida en esos paraísos se ve comprometida por la maldad que se esconde en lo más profundo de la naturaleza humana.

Festivales y Premios:

Festival Luso-Brasileiro de Santa Maria da Feira (Portugal): Premio de los Cineclubes, Premio revelación.

Festival Internacional de Cinema de Venezia –Orizzonti (Italia).

Viennale – Vienna International Film Festival (Austria).

BAFICI Buenos Aires Festival Internacional de Cine Independiente (Argentina).

Festival de Cine Europeo de Sevilla (España).

Nouveau Cinéma Montréal (Canada).

Mostra de São Paulo (Brasil).

Festival International du Film de La Roche dur Yon (Francia).

 

TECHNOBOSS

Portugal, 2019, 112 min.

Director: João Nicolau.

Guion: João Nicolau, Mariana Ricardo.

Fotografía: Mário Castanheira.

Montaje: Alessandro Comodin, João Nicolau.

Intérpretes: Luísa Cruz, Miguel Lobo Antunes, Américo Silva, Duarte Guimarães, Matias Neves, Tiago Garrinhas, Sandra Faleiro, Ana Tang.

Sinopsis: Luís Rovisco, divorciado y entrado en los sesenta, vive con su gato Napoleón y trabaja como director comercial en una empresa de seguridad. Mientras espera la jubilación, lo encontramos al volante de su coche, cantando canciones inventadas para superar las injusticias de la vida y los problemas que la tecnología, sus compañeros de trabajo y un jefe misteriosamente ausente ponen en su camino. Pero estas canciones cambiarán de registro cuando se encuentre con Lucinda, la recepcionista del hotel donde está trabajando.

Cuenta Nicolau que lo que se esconde en el germen de Technoboss es una lista casi interminable de intenciones contradictorias: un hombre de 60 años que sufre de excesiva juventud; hacer que ese hombre cante mucho, pero sin que la película sea un musical; que ese hombre esté todo el rato en un coche sin que la película sea una road movie; Y, aunque no se lo crean, hay más contradicciones igualmente maravillosas en Technoboss…

Festivales y Premios:

Festival de Cine Europeo de Sevilla (España): Premio Especial del Jurado.

CinEuphoria Awards (Portugal): Nominación a mejor guion.

Locarno Film Festival (Suiza): Estreno mundial.

Doclisboa – Festival Internacional de Cinema (Portugal): Sesión de clausura.

FICUMAN Festival International de Cine UNAM, Ciudad de México (México).

Festival do Rio, Rio de Janeiro (Brasil).

Viennale – Vienna International Film Festival (Austria).

Festival Internacional de Cine de Valdivia (Chile).

JOÃO NICOLAU

João Nicolau (Lisboa, 1975) estudió Antropología y mientras trabajaba como montador para João César Monteiro (Vai e vem, 2003) o como actor para Miguel Gomes (Cántico das criaturas, 2006) y Eugene Green (A Religiosa Portuguesa, 2009), realizó Calado não Dá (1999) y presentó en Cannes su primer corto de ficción, Rapace (2006), proyectado en Ibértigo 2007.

En 2004 fue uno de los protagonistas del debut en el largometraje de Miguel Gomes, A Cara que Mereces, y el productor y director Sandro Aguilar, también le reclamó para el reparto de su primer largometraje A zona (2008). Resulta llamativo el enorme rango de campos en los que Nicolau es requerido por destacados cineastas lusos: ha sido fotógrafo para Miguel Gomes en el cortometraje 31 (2003), cámara para Manuel Mozos en Ruinas (2009) y editor, de nuevo para Gomes, en el cortometraje, Kalkitos (2002). Es esa faceta, la de editor, la que le ha llevado a trabajar fuera de su país, destacando su colaboración con el italiano Alessandro Comodin en galardonados largometrajes, como L’estate di Giacomo (2011).

En cualquier caso, es su faceta como director la que más reconocimientos le ha reportado. Con el corto Canção de Amor e Saúde (2009) participó en la Quincena de los Realizadores de Cannes. En 2010 estrenó su primer largo de ficción, A Espada e a Rosa, a concurso en Venecia. Participó en Belfort Entrevues con otro corto, O Dom das Lágrimas (2012), antes de ser premiado en Cannes también por un corto, Gambozinos (2013). En Ibértigo 2016 pudimos disfrutar de su largometraje John From (2015), premiado en Coimbra. Sus dos últimos trabajos como director son el documental No Trilho dos Naturalistas: Moçambique (2016) y Technoboss (2019), estrenado en el Festival de Locarno.

Nunca soñé con hacer películas. No estudié para eso y mi acercamiento al área fue gradual (antropología, documental, edición, ficción). Hoy me considero una persona privilegiada por tener el trabajo menos aburrido del mundo: el principio que guía mi actividad es el principio del placer. Me gustan mucho las películas de aventuras, la piratería y las películas musicales. Me gustan mucho. Pero para servir al argumento que me propuse abordar en A espada e a rosa, no me pareció que un enfoque clásico generaría los resultados que buscaba. Así que parecía más rentable evocar y transformar géneros que encuadrar correctamente una película dentro de un solo género.

Lo único que importa en Technoboss es el choque entre el personaje principal y lo que, para bien o para mal, todavía tiene la capacidad de conmoverlo: un reencuentro romántico, una canción, un gato, un hijo, un nieto o un dolor en la pierna. Esta película se niega a abordar la inevitabilidad del envejecimiento desde una estética de conmiseración, lástima o explotación del sufrimiento. Cualquier otra actitud sería imposible en una película que sigue las aventuras de un personaje tan ingenioso y absurdo como Luís Rovisco.

João Nicolau