“Quorum”, de Rui Horta

“Quorum”, de Rui Horta

Naves del Matadero (Nave 11. Sala Fernando Arrabal)

21, 22 y 23 de septiembre - 20.30 h
ENTRADA: 8 EUROS

A través de una convocatoria pública en la que Rui pedía “personas que sepan cantar, bailar, recitar, tocar un instrumento o simplemente que tengan muchas ganas y vocación para estar en un escenario, aunque no tengan ninguna experiencia previa para participar, voluntariamente, en un proyecto creativo con  una dinámica comunitaria muy fuerte”, fueron seleccionadas 40 personas para participar en este espectáculo. Cuarenta individuos que componen paisajes sonoros de voz y cuerpo en una pieza que es, en palabras de su creador, “un ejercicio de humanidad”. Estrenada este año en el Festival de Dança Contemporânea de Guimarães.

“Siempre me ha fascinado el sentimiento de comunidad que emerge de un grupo de personas que canta en conjunto, como un pulmón, una búsqueda de unión tan difícil de encontrar.

Me gustan, en particular, los coros: personas que se encuentran para cantar fuera de sus horas laborales. Tal vez de ahí nacen mis ganas de hacer una obra sobre un ambiente comunitario que respete también la diversidad. Hacerlo en Madrid le añade un elemento de curiosidad y un gran desafío de inmersión en una cultura que siempre me ha apasionado. Hacerlo en estos días es también una declaración política difícil de abordar. Por esa razón busco una experiencia personal intensa y una experiencia creativa diferente. De entrada, porque yo no soy músico y me surgen muchas preguntas al respecto: ¿Qué es una pieza vocal? ¿Cómo voy a abordar esta obra? ¿Cuáles son los límites de una performance con voces y cuerpos “normales”? ¿Qué es lo “normal”? ¿Hasta dónde puede llegar un cuerpo o una voz sin formación, sin preparación? ¿Qué es lo auténtico y qué es algo diseñado o construido? ¿Cómo crear una obra trasladando un sentido de comunidad y teniendo en cuenta a la vez las inevitables diferencias? ¿Cómo expandir las fronteras de cada uno, sabiendo que el grupo es heterogéneo en términos de experiencia performativa, sin perder ese pulmón que respira al unísono?

Entonces aparece otro trazo de unión: el cuerpo. Como dice el filósofo portugués José Gil: “el cuerpo es todo lo que tenemos”, Rui Horta.